jueves, enero 28

> Iritzia: Marco Schwartz > MONUMENTO A LA DESVERGUENZA

  • Monumento a la desvergüenza
  • Público, 2010-01-28 # Marco Schwartz
El documento que el Vaticano ha enviado al Partido Popular Europeo para orientar su voto en el Consejo de Europa constituye un monumento a la desfachatez y la desvergüenza. No porque deje en evidencia la pretensión de la Iglesia de intervenir en asuntos de la política –cosa que lleva haciendo desde hace siglos con diversa fortuna–, sino por los detalles que la misiva aporta sobre el modus operandi vaticano. La carta describe cómo la Santa Sede –Estado con condición de observador en el Consejo de Europa– moviliza a tres parlamentarios de esa institución para introducir enmiendas a dos iniciativas socialistas que “se oponen abiertamente a la ley natural”: una contra la discriminación a los homosexuales y otra en favor del derecho de la mujer al aborto. La Santa Sede instruye a todos los parlamentarios conservadores a que rechacen ambas propuestas si no se aceptan las enmiendas (una sostiene que no existe ley europea que otorgue “derecho” a la unión entre personas del mismo sexo, cuando tal derecho ya existe en cinco países, incluido España). Además, los invita a que voten por dos personas concretas –Riccardo Ventre y Luca Volonté– para los cargos de juez de la Corte Europea de Derechos Humanos y jefe del Grupo Parlamentario Popular en la amblea del Consejo. Del último subraya que es un “gran defensor de la ley natural”.

El documento deja en muy mal lugar al Partido Popular europeo. Una cosa, legítima, es que sus miembros practiquen o defiendan los principios cristianos; otra, muy distinta, es que acepten con naturalidad que la Santa Sede se dirija a ellos en unos términos imperativos que parecen borrar de un plumazo siglos de lucha en Europa para apartar a la Iglesia de los asuntos de Estado.

El debate de las iniciativas y los nombramientos a los que se refiere la carta se producirá en la Asamblea del 25 al 29 de enero. Será una sesión trascendental para el futuro de Europa por la respuesta política que reciba la carta de la Santa Sede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada